El aprendizaje tradicional es esencialmente una relación profesor-alumno, en la que el primero da clases y el segundo las recibe. Ahora bien, ¿la pedagogía tradicional es un fracaso total o tiene aspectos que se pueden mejorar? ¿Existen alternativas a su modelo de aprendizaje? Descubre qué es, en qué consiste y sus características, así como aquellos modelos alternativos al método tradicional.

Pensamiento lateral: definición, características y ejemplos de la teoría del pensamiento creativo de Edward de Bono

Modelo tradicional de enseñanza

¿Qué es la pedagogía tradicional y cómo ha evolucionado? Quizás los métodos que se utilizaban para impartir clases hace 200 años no son muy diferentes a los de hoy. Sin embargo, para comprender qué significa el significado tradicional en términos de aprendizaje, necesitamos remontarnos a un vínculo que difícilmente se puede romper: el del maestro y el alumno.

Y aunque en pleno siglo XXI alumnos y profesores pueden tratarse como iguales, sin duda sigue siendo el profesor quien dirige el proceso de formación.

Qué es la educación tradicional

La educación tradicional está marcada por la figura del maestro que imparte clases a sus alumnos, de forma repetitiva y mecánica.

Sus alumnos son acciones que modela según su propio criterio. Mientras los alumnos repiten las lecciones y demuestran que las han aprendido recitándolas tal y como se las enseñó su profesor.

El modelo de aprendizaje tradicional se mantiene vivo en entornos conductuales. Su fundamento consiste en la formación de un vínculo entre los estímulos generados por el docente y las respuestas manifestadas en la conducta del alumno.

Así, el alumno es el centro del proceso educativo tradicional, mientras que el docente es quien organiza y evalúa los conocimientos que va adquiriendo.

Historia del modelo de enseñanza tradicional

La escuela tradicional se remonta a la época de la Alta Edad Media, cuando sólo los más privilegiados por su posición social eran elegidos para formar parte de distintas academias. En ellos se transmitían conocimientos como el latín, la teología, la filosofía y las ciencias puras. Casi siempre tuvo como objetivo dar forma al poder político, monárquico o religioso de la nación.

Fue recién en el siglo XVIII que la educación tradicional sufrió una importante transformación, cuando Juan Amos Comenius, teólogo, filósofo y pedagogo, planteó la necesidad de unir y compilar contenidos académicos.

Esta concepción de la educación ha dado lugar a muchas nuevas teorías y cátedras pedagógicas, siendo la más importante la de la Universidad de Halle, Alemania, en la que se iba a desarrollar plenamente la propuesta de Comenius hasta finales del siglo XVIII.

Desde entonces, destacan las aportaciones de Johan Heinrich Pestalozzi, quien ha aplicado los principios del movimiento de la ilustración a la educación. Así como los estudios de Joseph Lancaster, quien impulsó el movimiento de aprendizaje mutuo.

Para la época de la Revolución Industrial, el modelo de aprendizaje tradicional se había convertido en un instrumento de reproducción social, a través del cual los gobiernos encontraron la manera de imponer su paradigma. La forma de pensar aprobada por cada gobernante se transmitía en el aula, y esto debía ser repetido e imitado por los alumnos. Por tanto, toda regla debe y toda costumbre debe ser estudiada y replicada, a fin de mantener el orden social más conveniente para cada gobernante.

El factor más influyente de este modelo es la estandarización de conocimientos y procesos. Así, el aprendizaje se ha convertido en una especie de mecanización en la transmisión de conocimientos. Y por eso, aún en pleno siglo XXI, sigue siendo la base de la educación, incluso la alternativa, en gran parte del planeta.

A leer  14 regalos de San Valentín para ella que sabemos que le encantarán

Características de la educación tradicional

Características de la educación tradicional

Entre las características fundamentales de la educación tradicional se encuentran la transmisión de conocimientos en el sentido profesor-alumno, así como la evaluación de estos aprendizajes a través de la repetición. Además, se distinguen las siguientes particularidades:

La memoria como recurso principal del estudiante

El estudiante debe ser capaz de mantener la información proporcionada por el profesor y repetirla tal como se le enseña. Para ello, debe repetir mecánicamente los preceptos, así como practicar y experimentar esos conocimientos, dentro de los límites previamente marcados por el maestro.

Maestro en el área y con capacidad de transmitir información

Los maestros tradicionales no deben ser solo expertos en su campo, como matemáticas o geografía. Pero también deben ser capaces de transmitir ese contenido a través de métodos comúnmente utilizados en este modelo educativo, como la metodología analítica, sintética, inductiva y deductiva.

La disciplina, principal estrategia de aprendizaje

En esta particularidad, la disciplina no sólo es exigida por el docente, sino que debe ser automática por parte del alumno, quien se apega a estrictos procesos de ejercicio de los conocimientos adquiridos.

Cantidad versus calidad

No cabe duda de que la calidad del aprendizaje tradicional es buena o mala, ya que permite avanzar sobre lo que ya has aprendido. Sin embargo, está marcado por la cantidad de conocimientos a adquirir. En este sentido, es más valioso adquirir muchos conocimientos que adentrarse en unos pocos.

Individualista

En este caso, el significado de individualista está muy alejado del término «personalizado». Por el contrario, la educación tradicional está estandarizada para que pueda impartirse de la misma manera a escala masiva. Ella es individualista cuando se trata de autoevaluación y autoevaluación.

Además, estos trabajos individuales suelen ser actividades escritas o expositivas, que dan poco espacio a estrategias donde se pone de manifiesto la creatividad y la inventiva.

Metodología tradicional de la educación

Metodología tradicional de la educación

El método de enseñanza tradicional está marcado por la relación profesor-alumno. Para ello, el modelo pedagógico tradicional utiliza 4 tipos de métodos de enseñanza: inductivo, deductivo, analítico y sintético.

De acuerdo con estos patrones utilizados desde la antigüedad, se debe seguir un orden lógico en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Entonces, en un salón de clases tradicional, el orden se establece en un sentido vectorial de maestro a alumno.

Por un lado, el maestro tradicional es quien define qué, cómo y cuándo aprender. Si bien el alumno tiene que demostrar lo que ha aprendido en las evaluaciones, casi siempre repite ese conocimiento.

Y aunque estas clases son siempre las mismas en cuanto a su modelo de programación y evaluación, cada metodología de enseñanza tiene su propio procedimiento, como se indica a continuación.

El método inductivo en la educación tradicionalista

La interiorización de lo que es la didáctica tradicional, uno de sus métodos es inductivo. Consiste en un estudio de caso para ser estudiado a partir de un ejemplo particular.

Se presta especial atención al caso en cuestión, siendo observado, experimentado y comparado con casos u objetos similares. Asimismo, se estudian sus características de tal forma que se puedan alcanzar los principios generales que la rigen.

Para dar un mejor ejemplo, podemos citar las prácticas de las ciencias naturales, en las que se observan fenómenos biológicos específicos hasta comprender cómo y por qué ocurren.

Método deductivo en el modelo tradicionalista de enseñanza

En la pedagogía tradicional, el método deductivo se utiliza para establecer definiciones y principios universales. Partiendo de estas premisas, el docente incentiva el cuestionamiento de los estudiantes. Para que lleguen a deducir sus consecuencias y lleguen a sus conclusiones.

Un claro ejemplo de la aplicación del método deductivo es el uso de principios matemáticos para resolver ejercicios en torno a problemas particulares. Los alumnos deberán resolverlos utilizando fórmulas y cálculos previamente indicados por el profesor.

El profesor tradicional y la metodología analítica para la enseñanza

En la enseñanza tradicional se utiliza la metodología analítica para que los docentes expongan un hecho, enumeren su importancia, clasificaciones, elementos que lo constituyen y su funcionamiento.

Los estudiantes, a su vez, aprenden del todo a las partes: el origen de ese hecho, cómo se clasifica, sus funciones y su interacción con otros fenómenos similares.

Es útil, por ejemplo, en el estudio de idiomas, cuando aprende por primera vez a construir una oración. Y luego, analizan cada una de las palabras que lo componen y su clasificación en sujeto, predicado, sustantivo, verbo, artículo, etc.

Método sintético para el modelo educativo tradicional

El maestro tradicional utiliza el método de síntesis para reconstruir un concepto a partir de sus partes.

A leer  Subtitular o imprimir vídeo, una buena estrategia para aprender idiomas

Para el estudiante, el requisito es saber combinar elementos, de manera que pueda describirlos hasta construir la totalidad que necesita para conceptualizar.

En la mayoría de los casos, las unidades de aprendizaje se dividen en lecciones que representan las partes del conocimiento general. En el examen final, el estudiante debe demostrar que conoce todas esas partes y, por lo tanto, es capaz de comprender la definición de totalidad.

Para ilustrar mejor esto, se hace referencia a las unidades de un libro en un idioma extranjero. Generalmente, la primera unidad es una introducción al idioma en cuestión. Así, contiene una lección para aprender la pronunciación de sus consonantes y vocales, otra para aprender a saludar, otra para aprender los números y otra para los colores.

Fallas en el modelo tradicional educativo

Fallas en el modelo tradicional educativo

El mayor defecto del modelo educativo tradicional son sus constantes limitaciones para que el alumno explore su potencial.

Aprender a pensar, tomar sus propias decisiones y arriesgarse tomando nuevos caminos en la exploración del conocimiento están fuera del alcance del paradigma de la pedagogía tradicional. Esta realidad abre el camino a una serie de limitaciones y fallas que aún hoy persisten en el sistema educativo.

Los métodos de evaluación son estresantes

Uno de los mayores defectos es que el sistema tradicional estresa a los estudiantes. Con mucho aprendizaje para memorizar y la supremacía de las calificaciones sobre lo que realmente enseñan, los estudiantes están bajo una supervisión constante, lo que también reduce su libertad creativa.

Se limita el desarrollo de habilidades esenciales para la vida

Tal vez un estudiante pueda memorizar la tabla periódica y la tabla de multiplicar. Pero no sabe cómo tomar buenas decisiones o asumir la responsabilidad de sus acciones o cómo resolver los problemas cotidianos. Este es el pan de cada día de los egresados ​​de escuelas y universidades basadas en el enfoque tradicional.

Fomenta la comparación entre las personas

Otro defecto de este sistema educativo es que fomenta la comparación continua entre los estudiantes. Estos, como en toda población, son diferentes, por lo tanto, siempre generará frustración que no sea el más diferenciado o el que mejores calificaciones tenga. Además, la competencia es tan feroz que puede convertirse en un frenesí entre los estudiantes.

El conocimiento se olvida rápidamente

Como antes, se le da un valor a comprender, explorar o experimentar nuevos conocimientos que repiten el contenido, algo que el docente expuesto en el aula olvida rápidamente. Al alumno sólo le importa repetir mecánicamente el contenido para sacar buenas notas.

El estudiante es un componente pasivo en el proceso formativo tradicional

Otro defecto de este modelo es que el estudiante es un elemento pasivo, como una bolsa llena de información. Se entrena para recibir y ejecutar únicamente instrucciones, en lugar de desempeñar un papel protagónico y protagónico en su propio proceso educativo.

Alternativas al estilo de enseñanza tradicional

Alternativas al estilo de enseñanza tradicional

Si bien el aprendizaje tradicional sigue siendo el modelo predominante en la educación, existen algunas alternativas implementadas en el mundo que están dando buenos resultados.

Educación Peer To Peer

La educación entre pares o P2P es una de las formas más nuevas de aprender. En él, el profesor y el alumno se encuentran en una situación de igual a igual. El docente es un eficaz asesor del alumno, quien es el protagonista de su proceso educativo.

En este modelo, los estudiantes se matriculan en cursos que son de su verdadero interés y que se caracterizan por no ser generales, sino específicos. Por ello, se dedican a profundizar en temas específicos, asesorados eficazmente por un tutor que les indica los posibles caminos que deben tomar en el proceso.

Formación independiente a través de Homeschooling

En la educación en el hogar, la responsabilidad educativa principal recae en el estudiante. Es quien quiere descargar el contenido y al mismo tiempo, preparar otros en los que da cuenta de lo aprendido.

Aunque se considera el mismo sistema tradicional, pero desde casa, el Homeschooling ofrece una dinámica clave para el alumno, ya que el profesor solo explica brevemente contenidos para discutir con sus compañeros online.

El modelo Finlandés de aprendizaje

El modelo finlandés es fascinante, ya que evita que se aceleren los procesos de formación. Para ello, se basa en niños menores de 7 años que viven cerca del círculo de su familia y amigos, que fomentan el juego y el descubrimiento del mundo por sí mismos.

Por eso, a la hora de ir a la escuela a aprender a leer y escribir a los 7 años, responsabilízate de tu educación. Este modelo motiva la investigación, la experimentación y el constante cuestionamiento ante las realidades que se van descubriendo.

El aprendizaje tradicional es un modelo que, aunque no es el mejor jamás inventado, sigue siendo un campo de entrenamiento en todo el mundo. Este modelo solo permite abordar el conocimiento en un marco delimitado por el saber docente, lo que impide el desarrollo de diversidad de habilidades entre los estudiantes. Por ello, la pedagogía tradicional se está superando a sí misma a través de alternativas educativas en otros ámbitos, como, por ejemplo, los cursos complementarios P2P o el homeschooling. ¿Habrá un cambio definitivo en la educación del mañana? Esta es una pregunta que los estudiantes de hoy no deberían perderse en el futuro.