Catedral de Notre-Dame

La Catedral de Nuestra Señora (Cathédrale Notre Dame) es una iglesia de culto católico, sede episcopal de París, la capital de Francia. Se trata de uno de los edificios más señeros y primitivos de cuantos se construyeron en estilo Gótico. Se empezó su edificación en el año 1163 y se terminó en el año 1345. Dedicada a María, madre de Jesucristo, se sitúa en la pequeña Isla de la Cité, rodeada por las aguas del río Sena. La Catedral de Nuestra Señora de París guarda muchos objetos religiosos y, lo más importante, reliquias. Una de las más importantes es la «Corona de Espinas de Nuestro Señor Jesucristo», una reliquia que adquirió el propio Luis IX de Francia o San Luis Rey de Francia y es puesta en exhibición cada viernes primero de mes. Aunque hoy se exhibe en Notre Dame, para conservar la Corona de Espinas, San Luis, que la compró de prestamistas venecianos, hizo levantar la magnífica Santa Capilla en 1246.