Tenía solo 16 años cuando, como invitado inesperado, llamó a su puerta a la poesía, entró por una ráfaga de viento y su alma se turbó. Desde ese momento, Carlos Aguasaco supo que los versos habían llegado para quedarse y que a ellos dedicaría su vida.

Originario de Bogotá, Colombia, nació en uno de los barrios más modestos de la ciudad, donde rara vez logra ascender en la escala social. Su hogar fue cálido y amoroso a pesar de su pobreza, y Carlos rememora los sabores y olores que acompañaron su niñez y adolescencia. «Hay muchos restaurantes colombianos en Nueva York, pero ninguno hace frijoles como mi madre o empanadas como mi abuela». Aguasaco nos cuenta con una sonrisa.

A pesar del destino que parece haber existido desde su nacimiento en un país designado donde la sociedad está estratificada, la ilusión de la poesía, ser poeta y publicar sus libros fue un aliciente suficiente para que estudiara y se graduara. Con el tiempo, la realidad superó todos sus sueños.

Carlos Aguasaco, director del Departamento de Estudios Interdisciplinarios de CUNY en la Universidad de Nueva York, ha escrito poemas, publicado libros y creado diálogos en verso con poetas de otros mundos, organizando un festival que mezcla diferentes idiomas y culturas.

Su último libro, Cardinal at my window, with a mask on his beak, traducido al inglés por la profesora Jennifer Rathum, ha ganado el Premio Ambroggio de la Academia Americana de Poetas. Reconocimiento muy importante, ya que es el único premio anual que otorga esta institución a poetas no nativos de habla inglesa.

El libro fue editado por la Universidad de Arizona y Aguasaco viajará a Tucson en marzo para asistir a un festival del libro en la ciudad.

“Es un festival fronterizo y me han invitado a una mesa de poesía como forma de protesta”.

La protesta en el libro de Aguasaco es sutil, llena de amargura. Cada palabra rinde homenaje a todos aquellos que han sido empujados al borde oscuro de la historia, a los inmigrantes del mundo que, como él, se atreven a hacer realidad un sueño. Con la finura y el poder de síntesis y musicalidad que solo la poesía puede dar, la mexicana Ota No [B] enga traza un paralelo entre un niño de 2 años que lloraba en una jaula donde fue condenado. La cruel política migratoria de Trump con Ota Benga, un adolescente congolés que estuvo en una jaula en el zoológico de Brooklyn a principios del siglo pasado y se hizo pública.

Dos cardos sagrados en el desierto de Arizona recuerdan a los padres que se encuentran con la muerte mientras cruzan el desierto tratando de cruzar la frontera. «Donde quedan sus cuerpos, crecen las flores del Cardo Santo. Los inmigrantes fertilizan la tierra de este país cuando están vivos, con su trabajo, y cuando han muerto con sus cuerpos. El libro está dedicado a todos ellos, a los que , a través de su trabajo silencioso, destinado a desaparecer en el olvido, nos permiten tener casas, calles, comida en la mesa o agua de los grifos sin tener que caminar kilómetros como solíamos hacer en Colombia.

En su libro anterior, Poemas en el metro de Nueva York, Aguasaco habla de su historia personal, de las emociones, sentimientos y reflexiones que hizo durante el tránsito, que define como «agridulce», de un emigrante que deja su país para entrar . otro.

«Vine por primera vez a Nueva York para visitar a mi esposa, que era mi novia en ese momento y que planeaba obtener una maestría en filosofía. Llegar fue muy difícil. No hablaba ni una palabra de inglés, y cuando un oficial de inmigración que me recibió en el aeropuerto me preguntó cuál era mi profesión y le dije que era profesora, me respondió que no podía ser que la profesora no supiera hablar inglés. Mis protestas fueron inútiles. Me pidió que me hiciera un examen y no sabía qué hacer. ¿Quién puede imaginar tener que irse de vacaciones con un certificado de trabajo? Vi a todos irse cuando estaba atrapado con un oficial. Finalmente, recordé que había un libro en mi equipaje de mano con una reseña en la contraportada. Se lo mostré e inmediatamente la actitud del funcionario cambió. Me dejó pasar. Pero cuando llegué a revisar mi equipaje, vi que los colombianos estábamos alineados. Era 1999 y los funcionarios de la época eran muy groseros. Según su forma de pensar, llené un montón de estereotipos que me hicieron desconfiar. Nuevamente, sentí la humillación de la impotencia en mi piel cuando todos lo sacaron de su maleta, rasgaron mi ropa interior e incluso rompieron un par de zapatos para ver si había algo en la suela. La puerta de vidrio se abrió y se cerró, y vi afuera que mi novia me estaba esperando. Fue muy doloroso inclinarse para sacar todo y volver a meterlo en la maleta.

Olvidar el primer trago amargo no fue difícil cuando finalmente salió, encontró a su novia y disfrutó de sus vacaciones. «Me parecía que estaba viviendo en un sueño».

Cuando llegó la partida, Carlos decidió quedarse. Como eran una novia estadounidense de nacimiento, se casaron. Mientras tanto, el cónyuge no fue admitido a estudios de maestría, sino a estudios de doctorado, es decir, estudios de cinco años de duración.

“Después de decidir quedarme en Nueva York, comencé a enfrentarme a la dura vida de los inmigrantes. Estaba buscando y consiguiendo trabajos modestos. Mientras aprende inglés. Pero la poesía nunca me abandonó, hasta los bloques que puse en construcción se convirtieron en un verso dentro de mí. No importaba qué tipo de trabajo tenía que hacer para ganarme la vida, leía y dibujaba poemas».

Dos años después de llegar a Nueva York, Carlos ya tenía un buen dominio del inglés y la oportunidad de enseñar español en la Harlem Integrated Art School.

“Es una escuela muy interesante. El director quería que todos los maestros practicaran arte, había alguien que tocaba el instrumento, que hacía teatro. Escribí poesía. Al principio los estudiantes no me prestaban atención, probablemente no les importaba aprender español. Siguiendo el consejo del director, un día les conté mi historia como inmigrante, les hablé de mi país, de mi vida, de mis sueños, y desde ese momento empezaron a prestarme atención. Luego los invité a leer poemas en la biblioteca y funcionó. Todos los viernes la biblioteca estaba llena y los jóvenes se quedaban conmigo durante horas. Leímos, escribimos y lo hicimos en diferentes idiomas. Recogimos todo este material en pequeños libros hechos a mano, que ahora las editoriales llaman cartón. Fue una experiencia importante, y aunque parezca un cliché, honestamente puedo decir que aprendí mucho de estos estudiantes. Por ejemplo, aprendí el valor de la justicia. No estaban en contra del castigo, lo único que pedían era que fueran justos y confieso que conocían las reglas de mí hasta que me dijeron qué hacer si rompían la regla. También valoraron la libertad de expresión y la importancia de la inclusión y el respeto por el otro lado. Fue muy impactante para mí, y me di cuenta que aunque este país no es el más justo, sin duda hay un gran impulso por la justicia.

Eventualmente, Aguasaco decidió venir aquí para hacer una maestría y un doctorado, y cuando lo invitaron a trabajar en la universidad, sintió que había sido un inmigrante privilegiado. Nos repite varias veces: «Tuve mucha, mucha, mucha suerte». Y para confirmar esa conclusión, continúa: “Hago el trabajo que siempre he soñado, enseñar y escribir. La universidad fomenta mi desarrollo personal, me respeta, me permite dar lecciones sobre temas relacionados con América Latina, como el cine mexicano. Me ayuda cuando tengo que salir del país para presentar mis libros, que ya han sido traducidos a varios idiomas. Es algo que realmente aprecio”.

La primera experiencia con estudiantes de Harlem High School, encontrar un hilo conductor entre diferentes personas a través de la poesía, se convertirá luego en un festival anual de poesía organizado por su departamento universitario en colaboración con el Instituto Cervantes. , Walt Whitman House en Long Island y Consulado de Argentina.

“Estamos convencidos de la importancia de la implicación en nuestro departamento y siguiendo el precepto del ex rector de que si no hay implicación nunca puede haber excelencia, decidimos organizar este festival anual. Participaron más de 250 poetas, recitando en más de 25 idiomas, en representación de más de 40 países. Aunque los poemas han sido traducidos al inglés para que todos los entiendan, siempre hay alguien en la audiencia que agradece leerlos en su idioma original. Es una experiencia muy enriquecedora escuchar versos recitados en persa, árabe, quechua y maya. Sin duda, Nueva York es la ciudad perfecta para hacer algo así, dado que aquí se hablan 180 idiomas.

La poesía parece recorrer los caminos que corren paralelos a la tecnología tan imperante en nuestro tiempo. Nunca deja de atraer a diferentes personas, especialmente a los jóvenes. Algunos piensan que la valoración simultánea de tecnología y poesía es un oxímoron, pero la realidad demuestra que esto es normal. Afortunadamente, la poesía, lejos de morir, se recupera y es siempre más fuerte y necesaria.

“La poesía es lo humano del hombre. Todos los seres, aunque no escribamos poemas, tenemos sentimientos reales, puros. Como decía el poeta José Asunción Silva, la poesía trata de destilar estos sentimientos puros. No se acaba porque estemos vivos, y aunque fuera una máquina para escribirlo, no importa el escritor, sino el lector. La pérdida del hombre sería la pérdida de la activación del arte y viceversa. Cambiaríamos como esas esculturas griegas enterradas bajo tierra. Tan hermosos como son, nunca se convertirán en esculturas hasta el día en que encuentren su realización en los ojos de las personas.