Como padres, sabemos que la educación tiene lugar a lo largo de la vida en múltiples y diversos contextos: desde casa, en la escuela, con amigos, haciendo un deporte o viajando con la familia. Por ello, es importante que nuestros hijos, desde pequeños, puedan aprovechar su vida cotidiana para estar en un aprendizaje constante, lo que les proporcionará diferentes habilidades para el futuro.

Responsable de Actividades de ICS, International College Spain

Deportes, música, pintura, teatro, idiomas, baile… las opciones de actividades extraescolares que pueden realizar nuestros hijos son infinitas. Y es que éstas, al formar parte de la vida diaria y rutina de los niños o adolescentes, tienen un gran impacto en el desarrollo cognitivo y social. La mayoría de estas actividades suelen realizarse por la tarde, fuera del horario lectivo. Igualmente, son una gran oportunidad para el desarrollo de los niños, niñas y jóvenes, puesto que, entre otras cosas, les ayuda a crear hábitos y ser más disciplinados y organizados. En este contexto, siempre es importante que nuestros hijos realicen actividades extraescolares que les gusten. Aunque algunas puedan agradar más que otras. Así, tendrán la oportunidad de disfrutar de ellos, hacer amistades, crear vínculos y obtener diversas competencias, valores y hábitos esenciales para su desarrollo integral.

Las actividades extraescolares les ayudan también al descubrimiento de talentos, habilidades y pasiones que, muchas veces, ni sabríamos que tenemos. Además, desarrollan capacidades que se quedan con nosotros de por vida.

Actualmente, hay muchísimas opciones de actividades extraescolares, tales como: deportes (desde el fútbol, ​​el baile o el tenis), artes, idiomas o, por ejemplo, únicamente soporte para las asignaturas académicas mismas. En cualquier caso, tanto para niños como para adolescentes, cuando el tiempo permite realizarlas, las actividades al aire libre deben cobrar un importante protagonismo, sobre todo por los numerosos beneficios que proporcionan al bienestar infantil.

Salir a andar, hacer yoga, saltar la cuerda, patinar o hacer ejercicio en contacto con la naturaleza son experiencias, además de atractivas para los jóvenes, que les proporcionarán claves necesarias para su bienestar físico y psicológico.

Entre algunos de los muchísimos beneficios que este tipo de actividades extraescolares al aire libre pueden proporcionar para el desarrollo de nuestros hijos, están los siguientes:

Por todos estos motivos, es positivo incentivar el desarrollo de actividades extraescolares que sean atractivas para niños y adolescentes. Muchas veces, probablemente les da pereza y preferirán no invertir tiempo en ello. Por eso, además de aquellas extraescolares de apoyo que consideramos que pueden necesitar en un momento dado, debemos ayudarles a encontrar las que les motiven e, incluso, apasionen. En este sentido, siempre es bueno optar por actividades al aire libre, realizar excursiones y otras actividades culturales ya la naturaleza.

Por otra parte, no hay que olvidar que siempre es importante tener en cuenta que estas actividades deben poder combinarse de forma equilibrada con las académicas y con el tiempo que tengan que dedicar al estudio fuera del horario escolar, que puede variar dependiendo del niño.

En cualquier caso, y en definitiva, sea cual sea la actividad extraescolar en la que destaquen nuestros hijos, permitirá que alcancen los conocimientos, aptitudes y habilidades necesarias para convertirse en personas responsables, capaces y saludables.