Descubriendo el París más dulce por sus panaderías y pastelerías más ‘chic’

Por Thierry Gustin
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Tabla de contenido

Las grandes estrellas de la gastronomía parisina no solo se encuentran en los reconocidos restaurantes. También hay dulces tentaciones que se asoman a través de los escaparates de fantásticas pastelerías y panaderías, muchas centenarias y otras con menos historia, pero que se han ganado una gran reputación en París en los últimos años. Algunas son como joyerías o tiendas de alta costura, con vitrinas que muestran delicias típicas francesas como croissants, macarons, chocolates, pasteles de frutas, milhojas, éclairs o tartas como Saint-Honoré como si fueran verdaderas obras de arte. .

Ladurée, el reino de los ‘macarons’

Ladurée, el reino de los 'macarons'

Esta ruta puede comenzar con uno de los grandes referentes de la ciudad, que aúna tradición, historia y buen hacer. Ladurée es una de las pastelerías más antiguas de París (1862), donde se elaboró ​​el primer macaron, la estrella de la pastelería francesa, en la década de 1930. El salón de té es el lugar más elegante de los Campos Elíseos para disfrutar de este dulce (crujiente en el por fuera y cremoso por dentro) elaborado con dos galletas junto con un relleno, la crema de ganache, y que está disponible en varios sabores y colores: vainilla, caramelo, pistacho, frambuesa, chocolate … Aquí se atreven aún más rompedoras combinaciones, que introducen en su menú cada nueva temporada: coco, haba tonka, malvavisco, azahar o regaliz. Sobre el mismo tema : Imprescindibles París: Museo Rodin. Mientras que el de los Campos Elíseos es el más bonito y encantador de todos, Ladurée tiene ocho pastelerías repartidas por los barrios más selectos, y en todos es fácil ver a los turistas haciendo cola. Algo que también ocurre en otras tiendas de la marca fuera de Francia, en ciudades como Londres, Dublín, Zúrich, Ginebra o Tokio.

El segundo mejor restaurante de París según TripAdvisor es una hamburguesería: “Las mejores del mundo”
Para ver también :
París marca la diferencia. Algo peculiar está sucediendo en la capital del…

Pierre Hermé, el pastelero provocador

Pierre Hermé, el pastelero provocador

El otro gran clásico es Pierre Hermé, un verdadero templo de la repostería francesa. Heredero de cuatro generaciones de pasteleros alsacianos y clasificado como el «Picasso del pastelero» por la revista Vogue, este pastelero trabajó en Ladurée, donde fue el gran impulsor internacional. Esto te puede interesar : Tras los pasos de Gustave Eiffel, más allá de su espectacular Torre. Hasta que fundó su propia confitería en 2002, en el número 40 del lujoso Boulevard Haussman, que conecta los distritos octavo y noveno de la capital. Hoy también cuenta con una pastelería en el número 72 de la Rue Bonaparte (distrito 6), igualmente espectacular, y ha experimentado una gran expansión con sucursales en todo el mundo, cada una más sofisticada.

Hermé es conocida como una pastelera provocadora a la que le gusta liderar siempre el camino y descubrir nuevos sabores y preparaciones. Los macarons son también su icono y, como Ladurée, las colas para probar sus creaciones son inmensas. Pero la espera merece la pena, no solo para comprar los delicados macarons, sino también para degustar otros bizcochos, como el bizcocho de naranja o el bizcocho de Ispahan, con frambuesa, rosa y lichi. Otro imprescindible es el caramelo de mantequilla salada, una crema suave originaria de Bretaña, procesada con gran técnica por Hermé para elevarla a la categoría de arte.

París. 10 rincones secretos para volver a viajar a la capital francesa
Para ver también :
Para todos aquellos que quieran reconectarse con París, sus calles y bistrós,…

 la Mère de Famille, más de 1.200 dulces y dos siglos de historia

Con una fachada verde y un interior de cuento de hadas, esta confitería es una de las más antiguas del mundo. Fundada en 1761, es también la pastelería más antigua de París, una visita obligada para los amantes de los dulces donde parece que el reloj ha dejado de contar las horas. Sobre el mismo tema : Así será el escenario parisino de Eurovisión Junior 2021. Desde hace más de 250 años está en manos de la familia fundadora, quienes han mantenido intactas sus recetas emblemáticas como el bizcocho o la mermelada de naranja.

En  la Mère de Famille puede elegir entre más de 1200 dulces: bombones, malvaviscos (malvaviscos), dulces, frutas confitadas, mazapán, bollería de frutas y una amplia gama de especialidades regionales. Sus gabinetes están llenos de piruletas, dulces de mantequilla salada, pasteles y chocolates. Está en el número 35 de la Rue du Faubourg Montmartre (distrito 9) y vale la pena incluirlo en una ruta por los encantadores e históricos establecimientos parisinos.

Lista de Las Mejores Tiendas de Chocolate en Paris
Esto te puede interesar :
  El chocolate es algo que vamos a buscar cuando vamos tanto…

Fauchon, icono del lujo

Fauchon, icono del lujo

Éclairs (bollos largos hechos de pasta choux y rellenos de crema) son la joya de la corona de Fauchon, una tienda de delicatessen cuya historia se remonta a finales del siglo XIX. La tienda principal está en la Place de la Madeleine, pero tiene varias sucursales, algunas en aeropuertos y grandes almacenes, continuando la tradición de sus exquisitos pasteles y productos refinados, incluido el pan recién horneado.

Fue en 1886 cuando un vendedor ambulante, Auguste Fauchon, abrió una bodega con más de 800 referencias de vinos para los aristócratas de la época, ofreciendo también comidas con un toque de refinamiento, contando siempre con los mejores proveedores de patés, quesos, jamones. , caviar o mermelada. Realmente fue algo nuevo e innovador para esa época. Desde entonces, no ha dejado de renovarse con nuevas ideas, nuevos sabores y sigue siendo siempre un icono del lujo. Las tartas y manjares son auténticas joyas, pero el diseño de las boutiques también llama la atención por la característica decoración en colores negro y fucsia. Tomar una copa en Fauchon no tiene precio y puede ser una buena parada cuando visite el distrito de la Madeleine, en el distrito 8 de París.

Jacques Genin, el genio del chocolate

Jacques Genin, el genio del chocolate

Autodidacta con destellos de genialidad, Jacques Genin es un chocolatero famoso por sus dulces aromatizados, sus pâtes de fruit (caramelos de gelatina) y sus excelentes bombones de chocolate. Es considerado uno de los mejores chocolateros del mundo, un verdadero explorador de todas las posibilidades que puede tener el chocolate solo o en combinación con otros ingredientes. Lo mejor es la elegante sala de degustación en 133 Rue de Turenne, en el sofisticado distrito de Les Marais, donde podrá disfrutar de un chocolate caliente con el legendario milhojas de la casa. La decoración casi minimalista merece el esfuerzo en sí misma y es el escenario perfecto para los equilibrados sabores de sus bombones de romero, cilantro, miel de castaña, albahaca … y todo ello con el chocolate como materia base.

Angelina, emulando a Coco Chanel y Marcel Proust

Frente al Jardin des Tuileries, entre el Louvre y la Place de la Concorde, en la Rue de Rivoli, el Angelina Tea Room es otro paraíso para los parisinos golosos y una verdadera institución de la ciudad. Desde su fundación en 1903 ha invitado a visitantes famosos e ilustres, como Coco Chanel o Marcel Proust, quienes lo tuvieron como uno de sus sitios de referencia. Fue fundado por un pastelero austríaco, Antoine Rumpelmayer, y el romántico salón de té fue diseñado por Édouard-Jean Niermans, el famoso arquitecto de la belle époque.

A tiro de piedra de uno de los museos más importantes de Europa, la decoración es digna de ver: toda una exposición de molduras, frescos y medallones, con mesas de mármol, lámparas de cristal y espejos dorados. En este salón de té, es casi obligatorio pedir una tarta Mont Blanc, con un fondo de merengue cubierto con crema batida y una cobertura de puré de castañas, que se puede acompañar del famoso chocolate caliente espeso de Angelina, compuesto por tres tipos de cacao (de Níger , Ghana y Costa de Martil) y cuya receta se mantiene en secreto. Además, el restaurante cuenta con una carta que reinterpreta los grandes clásicos de la gastronomía francesa, con algunas concesiones a la nouvelle cuisine. Como todos los clásicos, se ha extendido a París (Galeries Lafayette o Petit Trianon en Versalles, entre otros) y al resto del mundo, con salones de té y boutiques en muchos países.

Pierre Marcolini, un belga en París

Pierre Marcolini se encuentra en el número 235 de la Rue de Saint-Honoré (1er distrito). Es una de las ramas parisinas del célebre chocolatero belga, conocido por su perfeccionismo y creatividad: desde la selección de materias primas hasta el tostado de granos de cacao de todo el mundo. Él mismo se encarga de la selección, del mismo modo que siempre está ocupado creando nuevas propuestas, innovando con aromas y sabores. Como uno de los grandes creadores de moda, temporada tras temporada presenta sus originales colecciones de bombones y bombones. Otro ejemplo que demuestra que París es una ciudad chic, no solo por su moda, sino también por su repostería.

Eric Kayser, el triunfo de un panadero emprendedor

Eric Kayser es un exitoso panadero y empresario que nació con pan bajo el brazo: es la quinta generación de la familia de un panadero. Pero su espíritu emprendedor lo llevó a crear un verdadero imperio de cerca de 300 tiendas dedicadas a la repostería y pan distribuidas por todo el mundo. La primera abrió en 1995 en París (8, Rue Monge), y hoy en día, las panaderías-pastelerías de Eric Kayser están repartidas por diferentes partes de la ciudad y son especialmente populares por sus exquisitas baguettes y cruasanes aireados. Los parisinos también hacen cola para comprar sus deliciosos pains au chocolat (chocolate napolitano).

Un punto de inflexión en su carrera llegó en 1994 cuando, junto con su socio Patrick Castagna, inventó la Fermentolevain, una máquina que permite hacer y almacenar masa madre sin agregar conservantes y así tener siempre la masa lista para hornear.

Café Pouchkine, aires moscovitas

Este café en la propia Plaça de la Madeleine tiene el encanto de lo antiguo y crea la atmósfera de un mundo que nunca volverá. Su restaurante nos traslada a un palacio de los zares, concebido por un empresario ruso que siempre ha soñado con trasladar el clásico café de Moscú a la capital francesa. Así, la carta reproduce muchos de los platos más famosos, como la ensalada Olivier, que fue creada en la década de 1860 por un chef belga para el restaurante L’Hermitage de Moscú, que luego desembocó en nuestra famosa ensalada rusa. Pero el Pouchkine también es conocido por sus postres, una original mezcla de repostería francesa y rusa: macaron de pistacho Coeur, tarta Charlotka, moskito o croissant de vainilla.

Le Grenier à Pain, aromas de buen pan para un pícnic parisino

No hay nada más parisino que una buena baguette, y todo lo que tienes que hacer es seguir tu olfato para encontrarte en una de las panaderías de Le Granier à Pain repartidas por la ciudad, como la de la Rue des Abbeses. Sus deliciosos croissants y bollería también son muy solicitados, rodeados de la mejor repostería francesa. Es un lugar ideal para tomar una copa antes de planificar un almuerzo al aire libre. Su pan puede ir acompañado de un poco de queso y embutidos para una comida buena y barata, algo que es apreciado por la mayoría de turistas en una ciudad invaluable. Y un buen lugar para hacer un picnic es en los Jardines de Luxemburgo, una enorme área recreativa y recreativa (22 hectáreas) en el sexto distrito, cuyo palacio es la sede del Senado francés. A pesar de su majestuosidad, es el lugar favorito de muchos parisinos para tomar un descanso, comer algo y continuar su jornada laboral.

Patrick Roger, el escultor del chocolate

También en la plaza de la Madeleine encontramos a Patrick Roger, que se describe a sí mismo como chocolatero y escultor. Hijo de panaderos y de origen adinerado, se ha convertido en uno de los más grandes artistas del chocolate del mundo. Algo excéntrico, pero reconocido por unanimidad, tiene varias sucursales en París, así como otros edificios repartidos por diferentes partes de Francia y Bélgica. Participa en numerosas exposiciones de arte, con piezas hechas tanto de chocolate como de otros materiales más convencionales, y algunas de sus esculturas se pueden ver en el último piso de una de sus boutiques de chocolate parisinas.

Du Pain et des Idées, el mejor pan del mundo

Du Pain et des Idées es una panadería tradicional bellamente decorada, fundada en 2002 por Christophe Vasseur, un pastelero autodidacta, en un edificio que data de 1875. Es conocida por su pan de masa madre natural, todo elaborado con técnicas antiguas y crudo materiales de la agricultura ecológica. Las especialidades de la casa son los caracoles de chocolate y pistacho, pero también las pequeñas bolitas saladas con queso reblochon e higos, los brioches con agua de azahar, el pan de castañas … una serie de delicias casi irresistibles perfectas para picar.

La Pâtisserie Cyril Lignac, reinventando la pastelería francesa

Las pastelerías y chocolaterías de Cyril Lignac, creadas por dos superestrellas de la cocina francesa, de esas que tienen programas en televisión, Benoît Couvrand y Cyril Lignac, son un espectáculo para los sentidos. Hay varios en París, con deliciosas especialidades como Equinoxe, una mezcla de mousse de vainilla, crema de caramelo y speculoos con praliné. O como los babarois de ron, la tarta de limón, la tarta de chocolate vasco o el glacé brown. Tartas, bollería y la mejor repostería francesa, todo ello expuesto de forma exquisita y chic en lugares como su local de Rue de Sèvres o en Chaillot.

Glacier Berthillon, el rey parisino de los helados

Situada en la turística isla de Saint-Louis, una de las tres islas que bordean el Sena a su paso por París, esta heladería está considerada una de las mejores del mundo. Desde 1954 está regentado por la misma familia, que ha aumentado las especialidades de la casa a un menú con más de 70 sabores naturales, sin químicos ni edulcorantes. Hay sabores deliciosos, como los de sus sorbetes de frutas (pomelo rosado, frambuesa y rosa, etc.) y helados de leche, como caramelo salado, castañas de Ardèche glaseadas, Armagnac, ciruelas … y todo combinado con maestría y con mucha creatividad. Una cita imprescindible para los golosos en plena ruta turística por el centro de la ciudad.

Sadaharu Aoki y su pastelería fusión

Amante de la repostería francesa, el pastelero japonés Sadaharu Aoki combina la delicadeza y sencillez de los japoneses con la elegancia de los dulces franceses. Aoki es conocido por usar ingredientes japoneses como el té matcha, el sésamo y el yuzu (cítricos orientales con sabor a uva) en pasteles franceses como milhojas, éclairs o macarons, que se exhiben perfectamente en sus vitrinas. La pastelería se encuentra en 35 Rue de Vaugirard (sexto distrito).

Sébastien Gaudard, el enamorado de los tés y los chocolates

En la Rue des Martyrs, que une los distritos 9 y 18, encontramos una de las pastelerías más antiguas de París, donde Sébastien Gaudard continúa la tradición iniciada por su abuelo y continuada por su padre. Aquí podemos probar las creaciones más clásicas de la repostería francesa, como la tarta Saint Honoré (hojaldres montados sobre una base cilíndrica de pasta choux y nata montada), la Paris-Brest (una corona de pasta choux rellena de crema de muselina con praliné de avellanas ) o vacherins, que aquí reciben un toque especial y se fusionan con otras creaciones originales, como el pastel Darjeeling, ya reconocido como un clásico, y con chocolates exclusivos asociados al té de la India, la miel de la Provenza o el café de Zimbabwe. También puede probar todas estas delicias en el salón de té de las Tullerías, un lugar bellamente decorado en el corazón de París, para experimentar un viaje sensorial gastronómico durante la hora del té.

L’Éclair de Génie, el paraíso de los ‘éclairs’

Todos los días, el pastelero Christophe Adam reinventa uno de los dulces favoritos de Francia, los éclairs, en un taller cerca del Palacio Brongniart, la sede de la bolsa de valores de París, entre el Palais-Royal y los grandes bulevares. Además, sus creaciones se venden en diversas tiendas de la capital francesa. Los sabores no siempre son los mismos, sino que cambian semanalmente, con glaseados sorprendentes. Adam era uno de los pasteleros de Fauchon y un día decidió aventurarse por su cuenta y centrarse en los éclairs, aunque también elabora deliciosas trufas de chocolate, la otra especialidad de la casa.

Encuentre inspiración para sus próximos viajes en nuestro Facebook, Twitter e Instragram o suscríbase al boletín de El Viajero aquí.

Your subscription could not be saved. Please try again.
Your subscription has been successful.

Newsletter

Suscríbase a nuestro boletín y manténgase al día.

Tal vez
Te gustaría leer

Necesitas clases de francés ?

Aprende ahora

Clases particulares de francés en Madrid centro y en linea por Skype. Material incluido – Horario Flexible

×
×

Carrito

WhatsApp chat