Durante el verano, Tarifa se convierte en paraíso para unos e infierno para otros. La ciudad se llena de visitantes alcanzando el nivel de destinos turísticos como Ibiza o Mallorca. Literalmente, en el pequeño pueblo de Cádiz no hay sitio para un alfiler. Encontrar un apartamento, una habitación de hotel, una mesa libre en un restaurante o una plaza de aparcamiento se convierte en misión imposible durante los meses de julio y agosto. Pero hay una cosa más que no se puede encontrar en Tarifa en verano: camareros con ganas de trabajar.

Muchos miembros de la Asociación de Empresarios de Tarifa se están arremangando. En esa medida, tienen problemas para encontrar personal que ofrezca un salario por encima del contrato. Pero no para ellos. Reconocen que cada vez es más difícil encontrar empleados que puedan adaptarse a los horarios y turnos de vacaciones. También carecen de personal calificado. Y por supuesto también sufren la subida de precios.

El diagnóstico de The Food Manager

El diagnóstico de The Food Manager

Paco Cruz, experto en gestión empresarial del sector de la restauración y conocido en las redes sociales como The Food Manager, arroja luz sobre la problemática actual a la que se enfrenta el sector en declaraciones a Europa Sur: “Nunca he visto a hoteleros tan desesperados como ahora. Nadie quiere trabajar en la hostelería. Esto te puede interesar : El ajedrez enseña a pensar, calcular y respetar al otro”. Hay gente que cierra su negocio porque no encuentra personal”. Pero, ¿por qué sucede esto con la tasa de desempleo más alta de la historia?

«Nunca he visto hoteleros tan desesperados como ahora: nadie quiere trabajar en la hostelería»

“La causa principal es que ha explotado el modelo de negocio que se tenía hasta la pandemia basado en la vieja hostelería, es decir, trabajar muchas horas y cobrar en B. El encarcelamiento y la pandemia han ayudado a muchas personas que han descubierto días inhumanos en los que la vida estaba fuera del trabajo. Y los que no descubrieron que había vida, al menos se dieron cuenta de que tenían que aprovechar el momento porque mañana podían morir de Covid o quién sabe qué. Mucha gente que vivía explotada vio que había otras cosas que podían ser. hecho: estudiar, aprender idiomas… Carpe diem», dice Paco Cruz.

La segunda causa es que se esconde en la desmotivación del trabajo. «Otra parte se fue porque decían: ¿qué futuro tengo en la restauración si empiezo de camarero y termino de camarero?». Y hay un tercer motivo no menor: el ERTE.

“La pandemia ha servido de tal manera que muchas personas que tenían días inhumanos descubrieron que había vida fuera del trabajo”

«El 95% de la hostelería acabó en uno. El ERTE te pagaba el 80% de lo que aportabas y de ahí venía el problema. La gran mayoría de la hostelería no cotiza todas las horas que trabaja. Lo sé de los casos del típico que está al frente de un restaurante que ha trabajado toda su vida y que cobraba 1.500 euros en A y 1.000 en B, eso es un total de 2.500 euros y, de repente, llega la pandemia, lo encierran en casa y pagarle 900€. Entonces se da cuenta de la realidad, de lo importante que es aportar y de que una vida así no es sostenible. Por este motivo, mucha gente se ha desilusionado con la hostelería. Mucha gente se ha preguntado qué bienes dejar la vida en un sector tan turbio», resume The Food Manager.

“Mucha de esta gente está empezando a resistir”, explica Paco Cruz. «Esos volverán, según pasen o no. La típica coctelera, a la policía. La otra, a la administración. La otra, al bombero. La otra, a Correos. El personal se ha volcado tras el descanso para vivir con poco dinero y ha asumido que puede pasar un año en su casa preparándose para una competencia. es un bloque enorme que trata de buscar otras posibilidades dentro de la hostelería que, por ejemplo, ser camarero o cocinero en la administración: hacer los números, las facturas, los albaranes…”, apunta.

«Muchos negocios van a cerrar pronto. Van a sacar dinero en el verano y se saldrán con la suya»

Paco Cruz dice que en poco tiempo todo ha dado un vuelco tal que los hosteleros en vacantes ya indican cuántas horas van a trabajar. “Como diciendo: oye, te ofrezco 40 horas si quieres, en lugar de las 80 que trabajaba antes”, resume este experto en gestión empresarial, quien también señala que se están ofreciendo mejores salarios por la ley de la oferta. y demanda «Cuantos menos camareros y cocineros hay, más cobran. La gente que ha durado en el sector y que es buena, cobra más», estima The Food Manager, para quien la tormenta perfecta se cierne en torno a la hostelería.

“El hotelero está ahora en una encrucijada donde suben los productos, suben los salarios, sube la luz, sube el alquiler si está ligado al IPC… Y si tienes una hipoteca, ahora sube cuando sube el tipo de interés con el Euribor. Además, vuelven las ICO de la pandemia. Ahora mismo, la hostelería está en una tormenta perfecta. Se avecina un golpe tremendo. Muchas empresas van a cerrar pronto. Que me encuentren. El drama es denso. dice Cruz. Un drama que no es ajeno a Tarifa.

El método infalible para estudiar disponible en iPhone y iPad
Leer también :
Las tarjetas didácticas son un método de aprendizaje que se ha vuelto…

Problemas de personal en Tarifa

Problemas de personal en Tarifa

A los problemas enumerados por Paco Cruz, José Bernal, propietario de la pastelería La Tarifeña y miembro de la asociación empresarial municipal, añade o desarrolla otros. “Ya no tenemos profesionales. Las escuelas de hostelería no funcionan bien. Siempre que salen grupos de alumnos los atienden Meliá y otras grandes empresas. No por salario, sino por horas, porque esas grandes empresas pueden ofrecer dos días libres. Ver el articulo : Piden registro de lenguas negras en Mauritania. por semana y turnos seguidos. Por todo esto, solo encontramos universitarios con poca experiencia que buscan dinero para pasar el invierno. Y esta gente no tiene la profesionalidad que se requiere en una empresa de catering”, problema en el que Paola del Castillo , director del Hotel La Peña de Tarifa, subraya: “Debería haber más escuelas de hostelería que formen a estos jóvenes, e incluso que les motiven a elegir trabajos distintos a los universitarios. En el Campo de Gibraltar, a nivel de hostelería, sería muy importante».

«Las propiedades de alquiler en Tarifa son una verdadera lástima. Literalmente no tienes a dónde ir»

“Otro problema -continúa José Bernal- es que la vivienda de alquiler en Tarifa es una auténtica pena. Literalmente no tienes adónde ir. Nuestras infraestructuras tampoco ayudan. Puedes vivir en Algeciras, pero tienes que tragarte los atascos de la carretera. cada vez». día», por lo que al final muchos camareros obtienen lo que comen por lo que se sirve, a pesar de que hoteleros como Bernal pagan por encima del precio.

“Se presiona mucho al empleador y no a los que no quieren trabajar. Es mucho más fácil obtener el paro o una ayuda que educarse y trabajar de mesero toda la vida, como pasaba antes, cuando uno descubrí profesionales con vocación y ganas. Ahora es prácticamente imposible”, lamenta el propietario de La Tarifeña.

“Claro, me encantaría poder pagarle más a un mesero, pero los costos que genera un trabajador se están disparando en este momento. Yo estaría feliz de pagarle al mío $2,500, pero si está pagando $600 en el Seguro Social, retenga $300 .. … al final es imposible», dijo con razón Bernal. A lo que Paola del Castillo añade que tampoco ayudan los medios de comunicación, sobre todo los programas de televisión, que satanizan a los hosteleros que contratan personal para los días de verano o los fines de semana. “Eso no anima a los jóvenes a seguir seriamente la formación en hostelería. Dicen que explotan al empleado, que hacen horas extras y no les pagan… que no cumplen con lo pactado”, asegura el director del Hotel La Peña.

Uso de la tecnología y aprendizaje de idiomas en línea e-consulta.com
Sobre el mismo tema :
El aprendizaje de lenguas extranjeras es parte esencial de la enseñanza educativa…

La opinión de los camareros

Lola Becerra trabaja en la hostelería desde los 17 años, cuando tenía que pagar sus estudios de turismo y aceptar contratos de verano a cualquier precio, muchas veces sin estar empadronada. “Una vez, en un chiringuito de Bolonia, trabajé durante tres meses sin un solo día libre. Esto te puede interesar : ¿Pueden apps como Duolingo o Babbel reemplazar las clases de idiomas?. Va a ser duro, ¿no? Y estoy hablando de turnos de 11 horas con turnos partidos”, explica. Si no aceptaba esos términos, le decían que buscara otro bar.

«Una vez, en un chiringuito de Bolonia, trabajé durante tres meses sin un solo día libre. Es duro, ¿no?».

Becerra dice que ahora es muy común que los propios chiringuitos alquilen casas grandes en el campo y en barrios como Facinas, El Chaparral, Betis o Las Cumbres y las llenen de camas, como si fueran cuarteles, para acomodar a los camareros que alquiler desde el exterior. “Como es imposible encontrar piso en Tarifa en verano, los contratos incluyen alojamiento y comida. Esos camareros solo van allí para ducharse y dormir. El resto del tiempo trabajan o salen de fiesta los días libres. Y así pasan el verano.” Hasta que caes de agotamiento.

«Ves las vacantes en la industria de la restauración y luego nada es tan divertido como lo pintan»

“Si los hoteleros se pasan media vida buscando gente para trabajar es porque las condiciones laborales que ofrecen no son las adecuadas”, continúa Lola Becerra. «No tener un baño de personal en pleno agosto con la Tarifa masificada… No te imaginas lo que es eso». Por todo ello, Becerra dejó hace un año la hostelería para montar su propio negocio: una tienda de alimentación en el Betis: «Ves las vacantes en la hostelería y luego nada es más divertido que pintarlas». Mientras tanto, los anuncios que buscan camareros, cocineros y ayudantes de cocina se acumulan en los portales de Internet a días de que comience la temporada alta.

Meta quiere construir un traductor universal de idiomas
Ver el articulo :
  El proyecto ha sido anunciado como parte de un evento multidisciplinario.…